Leyenda

Cuenta una vieja leyenda que, una vez, hasta la tienda del viejo brujo llegaron, tomados de la mano, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y la hija del cacique una de las más hermosas mujeres de la tribu.

– Nos amamos -empezó el joven.
– Y nos vamos a casar -dijo ella.
– Y nos queremos tanto que tenemos miedo.
– Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán.
– Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos.
– Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta el día de la muerte.
– Por favor -repitieron-, ¿hay algo que podamos hacer?

El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra.

– Hay algo… -dijo el viejo después de una larga pausa-. Pero no sé… es una tarea muy difícil y sacrificada.
– No importa -dijeron los dos.
– Lo que sea -ratificó el muchacho
– Bien -dijo el brujo-, dirigiéndose a la chica ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste? La joven asintió en silencio.

– Y tú, valiente guerrero-siguió el brujo-, deberás escalar la montaña del trueno y cuando llegues a la cima, encontrar la más brava de todas las águilas y solamente con tus manos y una red deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, salgan ahora.

Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur… El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.

El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.

– Volaban alto? -preguntó el brujo.
– Sí, sin duda. Como lo pediste… ¿y ahora? -preguntó el joven- ¿lo mataremos y beberemos el honor de su sangre?
– No -dijo el viejo.
– Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne -propuso la joven.
– No -repitió el viejo-. Hagan lo que les digo. Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero… Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres.

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros.El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.

– Este es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure, "vuelen juntos pero jamás atados"

 

Visto en la red…. y salvo error u omisión no vi la firma del autor.

8 pensamientos en “Leyenda

  1. Aiiinsssss…..
    …. pos esta vez te quedo mu poco irlandes…..

    jajajaajaajaja…..

    pero, ¿vamos a ver? En que tabas pensando, killa? Mira que no ponernos mas cosillas sobre la verde Irlanda, o si no aunque fuera un par de fotillos de piedras que llevarse uno a la boca 🙁 🙁

    Mu mal, mu mal, mu mal….ay, que le quitas el encanto, mujer
    jajajaajajajaajajajaaja

    Weno, ahora en serio: Me ha parecido una historia muy curiosa, y si, es verdad que a veces hacemos daño precisamente a la gente que mas amamos. Los seres humanos a veces, somos asi de tontos 🙁

    En fin, un beso y… sigue con tu blog 🙂

  2. Pues la moraleja es muy dura y vigente….

    No es tan dificil hacer daño a quien mas amamos en este mundo, aunque sea sin querer, y a veces hay que volar cada uno por su lado precisamente para que tenga espacio para hacerlo…

    Una historia qu eda mucho que pensar.

    Hay situaciones en las que el amor te separ apara evitar que te hagas daño.lo importante es que puedas volar con el otro ave sin quitaros el “espacio vital” pero yendo hacia la misma dirección.

    Un beso

  3. pepepiedras

    Pero que exigente….. tendrás tu ración de piedras piedras jajaajaja… que por piedras no sea jeje.

    No, que yo sepa no es especifica de Irlanda esta leyenda… es evidente, pero el caso que nos cuenta.. es especifico de algún lugar en particular..?

    Me gusto la resolución del viejo brujo…

    Un besote

  4. Little prince

    Sí, yo también lo entendí así..”volar juntos, unidos, enamorados… pero respetando el espacio vital de cada persona… reconozco que es un poco dificil..

    Otro beso para ti

  5. A mi me ha gustado mucho…creo que a veces la gente piensa que pierde su libertad al comprometerse con alguien pero la realidad es otra nuestros temores nos lastiman y causan daño a el ser amado intentando sentirnos libre…arremetemos con furia …pero no siempre es asi Viva el amor …jejeje
    Saludos múltiples

  6. Yo y mis otros yo,

    Así es, creo que lo importante es el amor, si existe verdadero amor.. todo es mas fácil .

    Me alegro que te guste la leyenda, a mi también me pareció interesante.

    Muchas gracias y un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *