The Pogues -La Banda de Shane MacGowan-

The Pogues…. un grupo que conocí sin previo aviso, escuchando música tradicional irlandesa, era una banda de hace algunos años, que me parecieron buenisimos. Me interese por su discografia, y me gustaron mucho mas.

 

Desde el primer momento, The Pogues me parecieron unicos y originales. Un regalo de la naturaleza. Su música nos hace bailar sin apenas darnos cuenta, sin pena ni pudor…es inevitable. Sus canciones explícitamente a favor de la clase trabajadora y el liberalismo. Mitad folk irlandés, mitad punk londinense.

Esta vieja banda, nace a comienzos de los ’80 en las destartaladas calles de Londres. Su alma mater, cantante y compositor es Shane MacGowan.

 

Shane Patrick Lysaght MacGowan compositor y poeta anglo-irlandés. Nacido el 25 de diciembre de 1957 en Tunbridge Wells, Kent (Reino Unido). Hijo de los emigrantes irlandeses Maurice y Therese MacGowan procedentes del condado de Tipperary (Èire). Poco después del nacimiento de Shane, la madre regresó a Irlanda, donde pasó los próximos seis años de su vida con la familia de su abuela, cerca de Nenagh, en Tipperary. Shane MacGowan creció escuchando música tradicional irlandesa a sus familiares y vecinos.

Emigra con su familia a los suburbios del Norte de Londres siendo apenas un niño. Allí conoce a otro famoso emigrante, John Lydon, más tarde rebautizado como Johnny Rotten. En aquellos barrios se concentraban muchísimos irlandeses emigrados, en todos los bares había paddys y se escuchaba viejas canciones rebeldes de la vieja Irlanda. A mediados de los ’70, en plena movida punk, se convierte en un conocido descerebrado, Shane O’Hoolligan, líder de The Nipple Erector, una banda hermana de los Clash, los Pistols o los Damned.

Shane MacGowan tuvo sus primeros cinco minutos de fama en un concierto de The Clash, en donde una chica (a la que previamente había besado) le arrancó de un mordisco el lóbulo de una oreja. Un fotógrafo lo captó cubierto de sangre y publicó la fotografía con la leyenda “Cannibalism at Clash Gig”, convirtiéndolo así en una leyenda local punk.

En realidad, fue en la noche del 4 de octubre de 1982, en Wakefield pub en Londres, Inglaterra. Una banda, curiosamente llamada Pogue Mahone (un término gaélico que significa "Kiss my arse”), llegó a tocar en el escenario su primer concierto. Nadie podría haber esperado que esto sería el comienzo de una odisea que iba a cambiar la escena musical, rejuvenecer una nación en el patrimonio musical, y llevar alegría a generaciones de aficionados.

 

Su mezcla original de la música tradicional irlandesa y de música punk creo un excitante nuevo sonido con un existo mundial. Durante los siguientes dos años tocaron en prácticamente todos los tugurios del submundo londinense, y poco a poco fueron forjando una considerable cantidad de seguidores que les empujaron a grabar su primer álbum, "Dark Streets of London”, editado por ellos mismos. Por aquellos días se forjaron una merecida fama de juerguistas, borrachos y problemáticos rockeros. Pero sus temas se escuchaban y se cantaban en multitud de pubs.

 

 

 

Su popularidad creció y con ella la demanda de su música en la radio.Una vez que el significado de su nombre se hizo conocido en la BBC, los Guardianes de la moral exigieron que se cambiara el nombre. Se acortó a The Pogues.

En 1984 firman con la casa Stiff para grabar su siguiente álbum. Así surgen The Pogues y el disco “Red roses for me”. Son los grandes años de la banda. Grandes conciertos en grandes escenarios, festivales, invitaciones, fiestas y cientos de borracheras de las que la prensa daba buena cuenta. En este año dan su primera gira por Irlanda, triunfando en Belfast y en Dublín como teloneros de Elvis Costello. A sus conciertos asisten viejos punks de la antigua guardia, jóvenes criados en la movida de los ochenta, clásicos del folk y la guinness, todos dispuestos a pasarlo en grande.

En fin, The Pogues han quedado en la historia de la música como una banda heterogénea, inclasificable y muy, muy divertida. Un grupo para escuchar, para leer, para bailar. Una voz negra, desgarrada y ahogada en whiskey, escondida en un cuerpo blanco. Melodías tradicionales, poesías irlandesas, viejas canciones de rebeldes y borrachos que chocan sus jarras de cerveza negra para desearse salud en los próximos tragos. Toda una aventura musical.
MacGowan es considerado como uno de los más importantes escritores poéticos de los últimos 30 años. La maravillosa música de Pogues, juntoa sus inconfundibles letras, nos remontan a una campiña irlandesa, rodeados de ovejitas y duendes saltarines que nos invitan a beber como cosacos y a bailar como poseídos por el ritmo de cualquiera de sus gigas.


Escúchalos y déjate llevar por la voz aguardientosa de MacGowan.

 

Algunos datos extraidos de la Wiki

 

 

 

 

 

 

Skellig Michael – Sceilig Mhichíl -Un Monasterio entre el Cielo y el Mar-

Es un lugar increible, imponente, un tesoro mas con el que nos sobrecoje nuestra verde Erin. Se trata de  Skellig Michael, -Sceilig Mhichíl,  en irlandés- uno de los más enigmáticos y distantes lugares sagrados de toda Europa.

 

Una isla rocosa a unos 15 Km.  frente a Portmagee   en la costa  suroeste  del condado de Kerry. En la cumbre de esta impresionante roca se encuentra un asentamiento monastico del siglo VI.  En este increible lugar  se cree que fue  St. Fionán quien fundó  el monasterio en el año 588, monje que pertenecia a la comunidad de St. Brendan el Navegante.  

 

 

Un monasterio celta irlandés, que está situado casi en la cumbre de la roca, rodeado por el océano Atlántico y donde los monjes vivieron 600 años.  Pero, incluso aquí, en este remoto lugar no fueron capaces de escapar de los vikingos que  saquearon el monasterio en el siglo IX  y varias veces después. También conocido como Gran Skellig, es uno de los más fantasticos  y aún menos accesibles monasterios medievales.

El pequeño grupo de seis choza (clochans), dos oratorios y pequeñas terrazas, se encuentra  a 200 metros sobre el nivel del mar, después de una fuerte subida de 600 escalones de piedra. Orientado hacia el sur y al abrigo de los vientos, el sitio fue utilizado por los monjes ermitaños para alejarse de la vida normal y hacer una vida contemplativa, y de oración.

 

Las cabañas  estan construidas del unico material posible, la misma roca. Vistas desde el exterior parecen ser redondas, pero  sus interiores son rectangulares con paredes curvándose hacia adentro para formar un  techo voladizo,  y hay  unos  estantes que utilizaban  para dormir, y una especie de basares  adosados en las paredes. Construyeron en la piedra terrazas alrededor de las cabañas y  fueron utilizadas para el cultivo de hortalizas, que junto con los peces del mar y los huevos de  las abundantes aves, fueron los principales suministros de alimentos de los monjes. En una cima rocosa más arriba en la punta sur de Skellig, llamado el ‘Needle’s Eye " -El ojo de Aguja-, hay un oratorio, inaccesibles hoy, que fue  destino de peregrinación, incluso después de que los monjes abandonasen el lugar.

 

El monasterio fue abandonado alrededor del año 1100. A partir del año  1500, Skellig Michael se convirtió en un popular destino de peregrinaciones anuales, pero no atrajo nunca mas a residentes permanentes.

 

Subir a la cima, se convierte en un reto, sus 600  escalones lo forman  un camino  mucho mas precario de lo que me habia imaginado,  a veces dejando sólo acantilados escarpados al borde del camino que al no  ser  excesivamente anchos, no sé creo que como  un metro, quizá  tenga  mas, pero a mi no me lo parecio, la verdad que la sensacion  es muy fuerte,  se diria que esta como hace 1ooo años, y no hay barandillas, en algunos otros tramos, el ascenso es igual de agotador, pero un poco menos impactante. eso sí, el acompañamiento de algunos frailecillos  hace el ascenso mas agradable.

 

 

 

Para mi fue maravilloso  llegar a la cima, aun con el esfuerzo que supone, es impresionante el entorno natural, la belleza, y la vida silvestre  que desde  alli  se disfruta. Frailecillos y otras aves tienen sus nidos por todas partes de la isla. y no parece que se asusten de las personas.

Imagino como sera una noche  aquí, en una de las cabañas, con lluvia y en otras ocasiones con luna llena, o con una noche  muy estrellada..Se que  es imposible, por que no dan permiso para quedarse en la isla. Me conformo  con haber ascendido por esta escalera hacia el cielo.

 

 

 

Patrimonio  del mundo por la  UNESCO en 1996.

 

 

The Dubliners

Imagen entrañable la de estos barbudos abuelos….pues sí, tras esta imagen esta el grupo musical  mas antiguo de folk irlandés, autentica institución de la música irlandesa. The  Dubliners.

The  Dubliners, una  de las bandas mas legendarias del mundo, que aun siguen activas,  empezo su andadura en  el pub O’Donoghue’s de Dublín en 1962. En aquel momento el nombre del grupo era el de su fundador… "Ronnie Drew Folk Group"  y estaba frormado  por  el propio  Ronnie  -voz y guitarras-, Luke Kelly -voz, banjo cinco cuerdas, y guitarra-, Barney Mckenna – Banjo tenor,mandolin-,  Ciarán Bourke -voz, guitarra, tin whistle y armónica-… y John Sheahan -fiddle, tin whistle, mandolin, concertina, guitarra y voz-.

Cuentan  que  Ronnie Drew, no estaba muy conforme con el nombre del grupo…y fue Luke Kelly  que en ese momento estaba leyendo la novela de James Joyce, "The Dubliners"….quien sugirio la idea de adoptar  el nombre de esta  novela… desde ese momento fueron  "The Dubliners."

El grupo  que solo pretendia  pasar buenos ratos haciendo música  en el pub sin mas pretensiones, se consolida como  The Dubliners,  cuando  en el festival de Edimburgo Joseph Nathan, de la discografica Transatlántica Records, les ofrece la primera grabación.  

En 1967 llegó su gran salto, como resultado de una coincidencia.  Su canción, "Seven Drunken Nights",  fue emitida por una estación de radio pirata y  sonó junto con The Beatles, The Mamas and The Papas, The  Who, Kinks y Jimi Hendrix. De repente, la banda The Dubliners  fue una de las principales, sonaba en todo el mundo, y llego recibir discos de oro.  "Seven Drunken Nights" -Siete noches Ebrias- un gran exito que precisamente  en su país fue censurado.


Renovaron el estilo de las bandas mas tradicionales y durante casi cinco décadas han inspirado a decenas de grupos de toda condición,  y han vendiendo millones de discos.


1987 resultó ser uno de los mejores – y más activo – años para The Dubliners. Eamonn Campbell se unio al grupo  y junto a "The Pogues" en el popular "Irish Rover" volvieron  a tener gran audiencia, y muchos jovenes que aun no habian nacido cuando el grupo se formó, fueron y son seguidores hasta el momento actual.
 

En una trayectoria tan larga han sucedido muchas cosas entre ellas… sufrieron la perdida de Luke Kelly en 1984, de Ciarán Bourke en 1988, así como  la de Bobby Lynch en 1982 que formo parte del grupo por un tiempo.

Ronnie Drew dejo una temporada el grupo y actuo en solitario de 1995 al 2006, despues volvio a The Dubliners aunque nunca lo dejo del todo…pero ya  en esta fecha le fue descubierto un cancer de garganta…ha  seguido trabajando y   en abril de 2007,fueron editados seis CDs que contienen los relatos de Oscar Wilde narrados por Drew.

Algunas de sus más importantes contribuciones a la banda son el popular "Seven Drunken Nights", su versión de "Finnegan’s Wake", y "la McAlpine Fusiliers".

 

 

 

 

 


Ahora un grupo de grandes músicos estan preparando  un homenaje a Ronnie Drew.

"La Balada de Ronnie Drew". Una canción  que ha sido escrita por Robert Hunter, Bono, The Edge y Simon Carmody para homenajear a Ronnie Drew. El producto de la venta del disco serán donados a una institucion de lucha contra el  cáncer.La canción ya ha sido grabada en un estudio irlandés, Muchos artistas han querido colaborar en  este homenaje, U2, Shane MacGowan, Christy Moore, The Dubliners, The Chieftains, Bob Geldof, Paul Brady, Eleanor Shanley, Damien Dempsey, Ronan Keating, Chris DeBurgh, Eleanor McEvoy, Sinead O’Connor, Mary Black, Brian Kennedy, Mick Pyro, Joe Elliot, Mundy, Paddy Casey, Moya Brennan, Andrea Corr, Jerry Fish and Duke Special.  Está previsto que  la canción  salga a la venta  en marzo’08.  


Howth & Ireland’ Eye

Howth es una pequeña península situada en el extremo  norte de la bahía de Dublín,  el pueblecito del mismo nombre tradicionalmente pesquero y  muy pintoresco, tiene la peculiaridad que aún siendo pequeño su paisaje es lo que se espera de Irlanda… verdes praderas que terminan en el mar en preciosos acantilados.

Está muy cerca del centro de  Dublín, y es por ello que en los  últimos tiempos muchos dublineses han decidido vivir allí, también su encanto y tranquilidad han contribuido.

Tiene un puerto pesquero.. que en tiempos fue importante para Dublín pero que ahora, solo se utiliza para la pesca local y como puerto deportivo. Cerca del puerto pesquero, y en sus muchos restaurantes y pubs…hay toda clase de mariscos y pescados fresquisimos.

Hacer un paseo hasta el  faro, es algo que no debemos perdernos…pero las vistas mas fantasticas se disfrutan desde lo alto de la colina, se llega en un agradable paseo…y como recompensa…podremos disfrutar  en días claros de  divisar  Dublín, toda su  gran  bahía,  y la parte de la costa norte de la propia península. También desde  lo alto de los acantilados, las vistas  son impresionantes, hay que tener cierta precaución de no asomarse demasiado…es posible que desde aquí se vean algunas focas…pero sino  hay suerte, en el puerto es  facil encontrarlas.

 


Como comenté a nuestra amiga Ojosdeirlanda…Desde Howth se puede ver una pequeña isla.. justo  enfrente de la península….la llaman  Ireland’s Eye. -Ojo de Irlanda-

Como ya te conteste en el comentario….poco mas te pudo contar sobre  Ireland’s Eye… , por que  realmente   es una islita pequeña  muy pequeña…casi un islote que tiene gran interés para las  personas que les gusta observar a las aves, pues allí  se reunen muchas variedades. 


Solo y como curiosidad…comentar que esta islita…me recuerda a la que el escritor Edward Rutherfurd, en su  libro "Príncipes de Irlanda" situa a dos de los personajes de la  historia… Pero esto es solo una suposición mia, teniendo en cuenta la situación que describe este escritor sobre el lugar.

 

Donegal – Dún na Gall- Donde las Mareas Dibujan Fugaces Acuarelas

Se tiene la idea de que  Donegal  esta en el lejano norte irlandés, un rincón  poco poblado… y por supuesto donde la mayoría de visitantes no suele llegar.. si acaso lo dejan para el final del viaje.. si es que les queda algo de tiempo….y ocurre que al final es una buena idea. Por que permite marcharse con uno de  los mejores recuerdos.  Si alguna vez  decidís visitar Irlanda  espero que  sepáis  encontrar ese tiempo   tan precioso. No os arrepentiréis.

 

Encontrareis  sus aires  rebeldes de clima  caprichoso, agreste y barrido por  el viento… Pero  que sorpresa!  El viento que parecía querer echaros fuera os retine, ahora la lluvia, casi siempre tan intensa, cesa de pronto para ofrecer cinco segundos de un sol que se vuelve más brillante, y los caminos que serpentean por las turberas peladas os guían hacia los paisajes mas inesperados.

 

Donegal debe su  origen como tantas ciudades irlandesas, a los vikingos  su nombre en irlandés  Dún na Gall que significa  algo así como  “fuerte de los extranjeros”  lo que resulta irónico ya que fue el último condado de  Irlanda en someterse a Inglaterra. .  
 

 

Fue la capital de los  O’Donnell, cuyas luchas por el poder con los O’Neill marcaron la historia del Ulster durante mil años, hasta que  ambas familias se aliaron en lo que fue el último intento  serio de echar  a los británicos de la isla, la guerra de los Nueva Años, a finales del siglo XVI.  
 

 

El castillo  construido por Hugo O’Donnell en 1474 fue parcialmente destruido durante las guerras angloirlandesas. Al principio  del siglo XVII lo  compro un noble ingles y le añadió una vivienda   estilo Tudor, tiene una bonita torre  de  esquina  que  siempre esta llena de cornejas…   
 

 

El condado  de de Donegal ofrece la mayor variedad de paisajes de toda Irlanda, incluyendo  frondosos bosques, acantilados impresionantes, enormes extensiones de  praderas verdes y mas de  300 km de costas  recortadas ofreciendo un paisaje único  en el que  es fácil imaginar la duras condiciones de vida de la zona.   
 

Uno de   estos deliciosos lugares es el  Lough Eske,  es un  precioso lago al pie de las  Snack Mountains.  Aquí  se siente la  Irlanda eterna  en toda su humilde majestad, los paseos en el  bosque cercano al lago,  con  cantidad de torrentes que acompañan los  senderos… incluso  bajo la lluvia… os puedo asegurar que   es  un momento único.

 

La costa rocosa se entrecorta de pequeñas playas de arena dorada,   y  los  montes que las rodea  están salpicados de ovejas….. dando la impresión que  por la mañana tempranito,   nos  dedicásemos a poner  ahí  las  ovejitas para que decoren el paisaje….   Hay  algunas  granjas aisladas y  bosquecillos de fucsias  silvestres,  esta flor  es  muy  abundante en Irlanda.

 

La belleza salvaje de la costa de Donegal se manifiesta en la  bravura del  mar…. las olas que chocan contra las rocas  dan  la impresión de poder arrastrarlas en poco tiempo al fondo del mar.  
 

 

La bahia es profunda y está bastante protegida.  Por ello  aquí se han formado muchas  playas  arenosas y  muy grandes.  Es sorprendente  el contraste del color del mar en las lenguas de tierra que emergen del fondo. Donde  mejor se observa  es en la desembocadura del río Gwebarra… Numerosas corrientes dibujan en la arena  espirales de colores a lo largo del estuario del río, que tiene arenas blanquísimas  y   aguas cristalinas.
 
 

Podriamos decir que  fuera el sueño de un artista,  es el lugar en que se  mezclan las aguas  saladas  y dulces, la arena se adentra en el mar y los colores ocres se diluyen  en los azules….. Sobre las numerosas playas  que hay  en el estuario,  la marea  dibuja fugaces acuarelas…. Verde, gris ocre y  azul… son los  colores con los que la naturaleza ha decidido pintar  las costas de Donegal

 

 

 

 

 

Después de estar….. en  este fin del  mundo… único e irrepetible… os  arriesgáis a no poder… a no querer marcharos…