Midhir & Etain -Leyenda Irlandesa-

Escrito está en el “Libro de las invasiones” que Midhir, uno de los Tuatha Dé Danann, señor del Sidh de Bregleith (túmulo del mundo de los muertos), se enamoró de una joven mortal, Etain.

 

Este amor, provocó los celos de la esposa de Midhir, Fuamnach, que mandó un hechizo a la joven convirtiéndola en un estanque de agua.

 

A pesar de ser mortal, Etain poseía ciertos poderes sobrenaturales, incluso hechizada podía tararear una canción al oído de Midhir para que se durmiera y también despertarle si se acercaba el enemigo.

 

Fuamnach, viendo que Midhir se dormía a la orilla del estanque cada noche y que al despertar cada mañana se miraba en el, decidió convertir a Etain en una mariposa púrpura y envió un viento mágico que arrastro a la joven lejos de Midhir.

 

Oenghus, dios del amor, rescató a la joven y la escondió en su palacio del río Boyne. El poder del dios era tan grande que consiguió anular el hechizo y Etain recobró su forma humana.

 

Pero ella abandonó el palacio para ir en busca de Midhir y de nuevo fue hechizada y arrastrada por el viento mágico, yendo a caer en la copa de vino de la esposa del héroe del Ulster, Edar.

 

Ésta bebió de la copa y a su tiempo dio a luz a Etain, que inició una nueva vida, sin memoria de la anterior, aunque en realidad tenía mil años.

Midhir pasó esos mil años buscando a Etain, cuando al fin la descubrió, ella era una mujer adulta, casada con el rey de Irlanda. El dios logró que volviera con él por medio de la magia, ingeniándoselas para arrancarle un beso, que hizo que Etain le recordara y volviera a amarlo, escapando los dos juntos convertidos en cisnes.