Charleville Castle – Dudley Stewart – Mi Castillo es tu Castillo

Charleville Castle EntornoAcabo de volver  de Irlanda, ha sido una  pequeña escapada de poco tiempo, pero he visitado algunos de mis rincones favoritos, y  por supuesto he pasado por  Charleville Castle.

 
El  31 de julio pasado  hice una entrada sobre este Castillo, podéis  recordarla aquí: Charleville: realidad o fantasía.


Mi llegada al castillo teniendo en cuenta que  en esta época del año, en Irlanda se hace de noche, pero noche cerrada a las 17 horas, y los días nublados que suelen ser todos, un poco antes… Pues teniendo eso en cuenta, y que gracias a no hacer caso al gps me perdí por carreteritas de las que me encantan, pero que son tan estrechas que no permite ir muy rápido… pues  llegué al castillo bien entrada la oscuridad,  sobre las 18.30

Charleville Castle Entrada

La entrada hacia Charleville Castle, como seguro ya he comentado en mi anterior post, es impresionante pues se atraviesa un bosque realmente de cuento de  hadas por un estrecho camino, que si ya impresiona con luz del día,  os aseguro que cuando lo atravesé  esta última vez alumbrado el camino solo por las luces del coche, impresiona muchísimo,  las copas de los  árboles se juntan haciendo un  arco y el camino entoces   se convierte en un tunel formado por  cantidad de preciosos árboles, en esta ocasión  el camino estaba cubierto de algunas  hojas de esos mismo árboles dando  una visión  aun  simplemente  con las luces del coche verdaderamente de ensueño.

Charleville Castle: ‘My castle is your castle’

charleville castle escalera

Nuevamente  me recibió  Dudle Stewart,  en esta ocasión tampoco pude ver a Ana que estaba en Dublín. Dudle  me  saludo muy afectuosamente como es  habitual en él, y  sus palabras dan titulo a esta entrada. “My castle is your castle” y como en otras ocasiones,  volví a visitar mi castillo favorito irlandés,.


All principio acompañada por Dudle mientras me comentaba las últimas rehabilitaciones que  habían efectuado, y mostrándome algunas de las estancias que habían cambiado, pero él sabe que este castillo es  especial para mi, y como en otras  ocasiones, me dejo sola para que disfrutase recorriendolo a mi antojo. Volví a sentir la sensación especial de estar en Chaleville, pero quizá el haber llegado de noche y seguir comprobando la noche por los  ventanales del castillo, me daban una sensación mas especial aún.

 

charleville castle bibliotecaUno  de los cambios grandes ha sido el contenido de la magnifica biblioteca, la última vez que la vi, ademas de los antiquísimos libros que reposan en las estanterías, en su mesa central  había  varios ordenadores para el trabajo que efectúan los voluntarios y por supuesto  Dudley. 

 

En esta ocasión habían desaparecido los ordenadores, y sobre la  gran mesa redonda había libros  abiertos y algún que otro objeto de decoración que daban a la estancia un  aire realmente de película de misterio, o  al menos así me pareció a mi. En cualquier caso la biblioteca sigue siendo mi  estancia favorita de Charleville Castle.

charleville castle chimenea

Y una de las mejores noticias que  recibí en Charleville; Pregunté a Dudley por el problema de las carreteras que iban a construir cruzando el bosque y que ademas estaban previstas hacer unas rotondas con gran iluminación muy  cerca del castillo. Pues bien,  de momento  Dudley  Stewart ha  conseguido parar dichas obras, ha trabajado mucho para ello, pero al final ha compensado. Me dijo que solo iban a hacer una pequeña carretera que no afectaría al bosque y que tampoco construirían las rotondas iluminadas. !!Enhorabuena Sr. Stewart!!

charleville castle night

Con este deseo me despido de Dudley Stewart:  Que Charleville Castle sea lo que nunca debe dejar de ser… Un Castillo fantástico con sus  frondosos bosques intactos, para que siempre  nos haga dudar  si  es  Realidad o Fantasia…

10 pensamientos en “Charleville Castle – Dudley Stewart – Mi Castillo es tu Castillo

  1. Muy bonito Tara, y sin avisar de la escapada! :)

    Vaya enchufe que tienes con el señor Dudley. Alucinante y espectacular las fotografías, de cuento totalmente…

    Besos,
    Luis Tolkien

  2. Aaaah, fantástico lugar. ¡Qué envidia! Me encanta ver cómo te transformas al llegar allí. 😉
    Y enhorabuena por haber podido impedir la carretera. Y es que, si no somos capaces de compatibilizar el progreso con nuestro medio ambiente y nuestro patrimonio cultural, ¿quiénes somos?
    Tu castillo es nuestro castillo. A ver cuándo nos invitas a tomar el té entre sus misteriosos muros… 😀
    Míle póganna,
    Chesús

    [creo que el enlace del post anterior no está, mira a ver…]

  3. Precioso castillo que tenemos muchas ganas de conocer.
    Hemos de montar un excursion a Irlanda y has de hacernos de guia, me encantaria oir como explicas todo lo qu etiene ese castillo con esa pasión y ese brillo en los ojos.

    Un besazo

  4. Descubre Irlanda

    Gracias Luis,
    Bueno ha sido una pequeña escapadita…. y la verdad como anochece muy pronto no da tiempo a mucho….. pero no me importa al menos se me ha quitado un poco el “mono” :)

    Un beso y gracias de nuevo por tu comentario

  5. Innisfree
    Pues sí, se ha podido impedir la brutalidad que pensaban hacer como pasar una carretera por el medio del bosque de Charleville, sinceramente hubiera sido un gran desastre. Me da pena y miedo, por que quizá hoy han salvado a Charleville, pero el progreso y algunas cabezas no bien pensantes… pueden que poco a poco destruyan la belleza de Irlanda…. espero que eso nunca ocurra.
    Gracias por tu comentario Chesús
    Un beso

  6. John
    Bueno. no se si seria buena como guía …. pero seguro que lo intentaría para que disfrutaseis tanto como lo hago yo en Charleville.
    Gracias Johnn por tu comentario
    Un beso grande a mi amigo en la distancia

  7. ¡Buenas e irlandeses tardes, Teamhair!

    Me encanta esta entrada. Estar en este precioso castillo tiene que ser…Mágico, sin duda. Visitar sus estancias, cargadas por qué no, de romanticismo, historia, leyendas…un sueño. ¡Gracias por compartirlo con todos nosotros!

    Me alegro que la ambición del hombre no haya destruido una maravilla como este precioso castillo y sus alrededores…(me encanta que las hadas y los leprechauns sigan conservando sus casas en los bosques mágicos).

    Mil saludos y mil abrazos irlandeses

  8. Muy buenas e irlandesas noches, Tara!

    Espero no haberme atrasado mucho pero creo recordar que por estas fechas tu maravilloso y mágico Blog cumple dos años…¿puede ser?

    Me gustaría felicitarte y animarte para que sigues, por lo menos…dos años más…más los que vengan regalando tantos momentos hermosos de nuestra siempre amada y sagrada Irlanda!

    Un fuerte abrazo, ánimo, y Muchas Felicidades!!!!

  9. Buenas, sé que llego muy tarde a este post, y el blog lleva tiempo sin actualizar, pero tratándose de Charleville…
    Víví unos años en Tullamore, así que conozco bien el castillo, porque participé como voluntario en los comienzos de la rehabilitación, allá por el 2003. Antes de esa fecha estaba que se caía, y los jardines eran una selva. Gracias al trabajo de mucha gente, a pesar de la dejadez de las autoridades, se pudo arreglar algo la cosa y organizar el festival de música alternativa, en donde también ayudé con la seguridad y el sonido. Pasé unos días de mucho trabajo pero también de mucho compañerismo y me lo pasé como nunca.
    Veo en las fotos que está todo muy cambiado.
    En aquella época cuidaban del castillo Mauri y Mónica (él chileno, ella irlandesa), gente excepcional, que vivía (y creo que todavía vive) en la casa de la entrada. Y Dudley es todo un personaje. Me enseñó la mazmorra, cerca de la actual cocina (donde comí el mejor arroz al curry de mi vida). En la mazmorra aun había un par de instrumentos de tortura, aunque Dundley no sabía muy bien como funcionaban (menos mal…) y una calavera incrustada en una especie de mini-altar, una cosa muy rara. Todo esto, alumbrados con un mechero.
    No sé si hoy incluyen la mazmorra, en la visita “oficial”, en 2003 no se hacía, como tampoco la subida a las torres, que tienen unas vistas espectaculares a los Midlands y las Slieve Mountains. Supongo que ya habrán arreglado las escaleras.
    Bueno, tengo muchísimas anécdotas sobre el castillo, noches que pasé allí, los cazafantasmas americanos (ellos sí que eran los fantasmas…), el bosque…. en fin, un castillo y una gente que nunca olvidaré.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *