Islas de Aran – De piedras Grises a Verde Hierba-

Unas islas que parecen ser el último refugio de la mitología irlandesa. Rocas barridas por vientos violentos y azotadas por olas implacables. aquí la tierra se ha tenido que crear. Me contaron que  aquí los hombres y mujeres, durante siglos cavaron surcos en la roca y la caliza para mezclar algas y arena. Al pudrirse suministraron tierra fértil que hizo crecer patatas y buena hierba fértil.

No se encuentra ningún país en el mundo donde se hayan construido tantos muros. Según los isleños, solamente en Inishmore hay mas de 9.000 km En Inishmaan y en Inisheer.. muchos de ellos tienen una altura de dos metros y andar entre ellos es como pasearse por un enorme laberinto de piedra gris…. Había que poner esas piedras en algún aparte. Y además protegerían la delgada y frágil capa de tierra de los fuertes vientos. Y de grises, poco a poco, las islas se convirtieron en  verdes.
Sus gentes  descendientes de los primeros celtas llegados a Irlanda, estos campesinos, y pescadores llevan en sus rostros la esperanza del combate contra los elementos, el orgullo de mantener intactas sus tradiciones.  El gran autor Synge  escribía  "las vidas tienen aquí la rara calidad que se encuentra en las leyendas". Aquí se sigue hablando gaélico y construyen "curraghs"… barcos de tela alquitranada muy resistentes a las borrascas.

De las tres islas que componen Aran,la mas grande es la isla de Inishmore – Inis Mór-  tiene 13 km de longitud, y son unos 900 habitantes… No hace mucho éstos  hicieron fracasar un proyecto de complejo hotelero al unirse para comprar colectivamente los terrenos interesados.



En esta isla esta el espectacular  Dún  Aonghasa o Dún Aengus, son los restos de un fuerte prehistórico, es un fuerte semicircular, es sencillamente impresionante, con el Atlántico batiendo los acantilados a 100 m. por debajo. rodeando el muro exterior se extiende un bosque de piedras afiladas, clavadas en el suelo, destinadas a dificultar posibles ataques al fuerte.


En las islas se puede comprar cosas autenticas, como las pampooties – zapato sin talón y piel de carnero-  cinturones trenzados, jerseys de pescadores.

Aquí  en estas islas cada familia  tenia su punto particular de tricot. Cuando el mar embravecido hacia naufragar algún barco de pesca el mismo mar devolvía el cuerpo irreconocible de un pescador, éste era identificado por su jersey….

 

Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde -Escritor Irlandés-

Oscar Wilde nació en Dublín en 1854. Su padre, sir William Wilde, fue un afamado médico que llegó a convertirse en el oculista de la reina Victoria; su madre, Jane Francesca Elgee, era una nacionalista irlandesa que escribió, bajo el seudónimo de Speranza, artículos revolucionarios en los que llamaba a los irlandeses a levantarse contra Inglaterra.

 

Oscar fue educado en prestigiosos y estrictos colegios, Portora Royal School de Enniskillen,  Trinity College de Dublín  donde estudió a los clásicos hasta 1874 Su rendimiento sobresaliente lo llevó a ganar tres años más tarde la "Medalla de Oro Berkeley", el mayor premio para los estudiantes de clásicos de este colegio, por su trabajo en griego  sobre poetas griegos,   y Magdalen College de Oxford,   Su poema Ravenna le permitió adjudicarse el "Oxford Newdigate Prize" en junio de1878. Finalmente, en noviembre de 1878 obtuvo el título de Bachelor of Arts  graduándose con la mayor nota posible.

 

Wilde, un apasionado del movimiento estético, se preocupó mucho de su apariencia. Aunque algunos lo admiraban e imitaban, otros muchos lo tacharon de ridículo.


En el Magdalen College, Wilde se dejó el pelo largo, despreciaba los deportes llamados “masculinos” y decoró sus habitaciones en el College con plumas de pavo real, lirios, girasoles y porcelana erótica. En sus trajes siempre llevaba una flor en el ojal. Oscar escogió dos flores que  pusieron de moda: el girasol y el lirio. Cuando la flor era demasiado grande para el ojal, la llevaba en la mano. En   ocasiones,  vestía pantalón corto y medias de seda.

Sin embargo, su estilo fue abriéndose camino en algunos sectores de la sociedad inglesa que comenzaron a imitar su actitud lánguida y su extraño vestuario: traje negro con chaqueta de terciopelo, camisa con cuello a lo Byron, chorrera y puños de encaje, zapatos de charol con hebillas de plata y una chalina verde o roja. Evidentemente el humor inglés no podía desaprovechar a un personaje tan original. La prensa británica se encarnizó con él, pero estos ataques, más o menos ingeniosos, no hicieron sino darle mucha más publicidad.

 


En Londres conoció a Constance Lloyd, hija de Horace Lloyd, consejero de la reina. Durante una visita de Constance a Dublín en la que ambos coincidieron . Finalmente, se casaron el 29 de mayo de 1884.    La pareja tuvo dos hijos: Cyril, que nació en junio de 1885, y Vyvyan, nacido en noviembre de 1886.

Wilde, a pesar de las críticas, cosechó un gran éxito durante su vida. Tuvo la suerte de ver cómo gustaban sus libros de poemas, sus obras teatrales y era recibido en las mansiones de las familias más distinguidas. Fue también invitado a dar conferencias, algunas de ellas en los Estados Unidos.

 

Tuvo un enorme éxito en Nueva York, Filadelfia o Boston. En esta última ciudad unos estudiantes de Harvard quisieron boicotear su conferencia y aparecieron vestidos de forma ridícula, intentando parodiar la indumentaria de Wilde, con pelucas de largos cabellos y lirios o girasoles en los ojales. Sin embargo, Wilde, que estaba avisado, vistió un sencillo y elegante traje de etiqueta. Se dirigió a los estudiantes elogiando su elegancia y, una vez que terminó la conferencia, su encanto personal y la brillantez de sus palabras cautivaron a todo el público, especialmente a aquellos bromistas estudiantes.

 

Él recordaría con mucha más admiración la conferencia que dio en Leadville, en las Montañas Rocosas, a rudos e incultos mineros. Wilde contó que en el salón de baile y bar había un cartel, colocado sobre el piano, en el que se leía:

 "Se ruega al público no dispare contra el pianista, que lo hace lo mejor que puede"

 

En 1895, cuando se encontraba en el momento más culminante de su carrera, invitado de honor en las familias más influyentes y distinguidas, se convirtió en el protagonista de uno de los procesos judiciales más famosos del siglo, que escandalizó a la sociedad de la Inglaterra victoriana. Wilde, mantuvo una relación con Lord Alfred Douglas, y el padre de éste, el marqués de Queensberry, lo acusó.  Fue declarado culpable en el juicio y condenado a dos años de trabajos forzados. Sin embargo, Lord Alfred Douglas no fue perseguido ni condenado.

 

 


 

Su dura experiencia en prisión la recogió en dos obras: De Profundis, que no fue publicado de forma íntegra hasta el año 2000, cien años después de la muerte deWilde, a instancias de su nieto Merlin Holland,  carta llena de resentimiento dirigida a Lord Alfred Douglas, y Balada de la cárcel de Reading, poema conmovedor que le inspiró el  ahorcamiento de un compañero, un soldado  de caballería de la Guardia Azul, que  había matado  por celos a su mujer.

Cuando, finalmente, Wilde salió de prisión, desengañado y marginado por la sociedad inglesa, decidió pasar el resto de su vida especialmente en París,  bajo el nombre falso de Sebastian Melmoth. 

El Hotel d’Alsace, donde murió Oscar Wilde el 30 de noviembre de 1900, víctima de una meningitis, ha sido reemplazado por L’Hotel, que dedica una de sus habitaciones al escritor, la número 16.


Oscar Wilde. Autor de obras tan inolvidables como El fantasma de Canterville (1887), Un marido ideal (1895), La importancia de llamarse Ernesto (1895) o El retrato de Dorian Gray (1891). Es también célebre por frases tan ingeniosas como:

     "No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme   a mí mismo.   Es  uno de mis  mayores    placeres.  A   menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo" 

A grandes rasgos esta es la historia sobre un excelente escritor y aún mejor ser humano. Un hombre que se atrevió a ser diferente  y sufrió injustamente críticas y  carcel .

 

Cobh -Pequeña ciudad- grandes acontecimientos-

Cobh, el viejo nombre irlandés de Cove, pronunciado “Couf”, fue renombrado como Queenstown por la visita de la Reina Victoria en 1849. Sin embargo, en 1921 el Ayuntamiento de la ciudad volvió al viejo nombre de Cobh..Cobh, pequeña ciudad portuaria en el condado de Cork donde grandes barcos hicieron historia por su trágico destino, por ejemplo, el Titanic hizo en este puerto su última escala antes del

hundimiento, en este buque embarcaron gran cantidad de emigrantes en busca de un futuro mejor que jamás llegaron a conseguir. Un monumento de bronce, representando a una familia irlandesa, conmemora la tragedia acaecida.

 

El Lusitania, barco que los alemanes bombardearon en la primera guerra mundial y que ocasionó la entrada de los americanos en la guerra, muchas de las victimas están enterradas en el viejo cementerio de la iglesia. La estatua que conmemora el hundimiento del Lusitania es preciosa.

 

La ciudad de Cobh es muy pintoresca, llena de casas de pescadores en vivos colores, es un lugar tan acogedor…. tiene un precioso paseo marítimo victoriano… y vayas por donde vayas… te sientes observado por la impresionante catedral neogótica de San Colman.

 

Tiene además uno de los puertos naturales más grandes del mundo, es un puerto muy significativo para los irlandeses, de aquí salieron millares de emigrantes hacia América.

 

 

 

Alice Kyteler -La Bruja de Kilkenny-


Es la bruja más antigua de la que se tiene conocimiento en Irlanda.

Fue acusada de brujería en 1324 por el obispo Ricardo de Ledrede. Se piensa que estas acusaciones, en alguna medida, eran sólo consecuencia de la envidia que el obispo tenía de su posición.

Alice Kyteler, de origen normando, ostenta el gran honor de ser la primera mujer que aparece en la historia acusada de brujeria. Brujería tal como sería entendida en la época moderna: es decir, no como superchería sino como terrible herejía. Alice Kyteler nació en la villa de Kilkenny en 1280. Su padre era un banquero de excelente posición y, a su muerte, como única heredera, Alice se hizo cargo del negocio y sus propiedades.

La joven Kyteler contrajo matrimonio en 1299 con uno de los socios de su padre, William Outlawe, veinte años mayor que Lady Alice, él mismo también un rico banquero de raiz normanda. Este hombre tenía la gran suerte de ser, además, hermano de Roger Outlawe, gobernador de Irlanda. En esa época, la dama decidió construir un anexo de su casa en Kyron Street y establecer allí una posada –establecimiento que aún existe como tal hoy en día. Verdaderamente encantador.

Parece que Lady Kyteler fue una mujer bonita y sofisticada, que arrastró siempre fama de manipular a los hombres para que satisficieran todos sus antojos, que solían tener forma de lujosos regalos, dinero y joyas. Es por esto que la posada de Lady Kyteler se convirtió pronto en un centro de atracción para numerosos potentados, que trataban de llamar su atención de mil desesperadas maneras. Enseguida comenzaron a circular rumores sobre la propietaria. La acusación más fácil y efectiva en la época era la de brujería. Tanto Lady Kyteler como sus seguidores –decían- practicaban ritos satánicos en los sótanos de su negocio. Cuando su esposo murió en extrañas circunstancias, se dijo que había descubierto toda una jugosa colección de ‘Malafacia’ en las dependencias de su mujer.

Meses más tarde, Lady Alice contrajo segundas nupcias con un tal Adam Le Blont. Otro banquero. Se cree que llegó a tener una hija con él, de nombre Basilia. En 1310, Le Blont murió tras una borrachera descomunal. Kyteler sumaba ahora, en su persona, tres excelentes patrimonios: el suyo, el de su primer marido y el del reciente finado. Su posada, atendida por numerosas criadas, era además la más concurrida de todo Kilkenny –por supuesto, según la rumorología, las numerosas criadas formaban también parte de los juegos demoníacos de la dama.

Lady Alice se casó por tercera vez en 1311. Esta vez el elegido fue un rico terrateniente, Richard De Valle. Richard partió del mundo de los vivos mucho antes de lo esperado. Parece que se puso gravemente enfermo y murió tras una opípara cena. En su último testamento, De Valle había dejado todas sus tierras a Lady Alice, lo que la convertía en una de las personas más ricas del condado de Leinster. Sólo los príncipes de la Iglesia podían competir con ella en riqueza y recursos.

Lady Kyteler fue al altar por cuarta vez vestida de novia en el año 1320. También casó con un normando, John Le Poer, un asiduo cliente de su posada que cayó, al fin, bajo los hechizos de la mujer –ya que tenía fama de encantar y enajenar a los hombres-. En 1323, John reunía una curiosa colección de males. Aunque era un hombre de mediana edad, de repente se volvió lento y torpe como un anciano. Comenzó a caérsele el cabello, el poco que le quedaba, encaneció, y perdió también las uñas.

Los hijastros de Kyteler y su esposo moribundo escogieron ese momento para transmitir sus oscuras sospechas al obispo Richard de Ledrede –más que espoleados por el hecho de que la dama estaba preparando el asunto para que las propiedades pasaran a manos de su hijo, Willliam Outlaw- (retoño del primer marido). El obispo Ledrede decidió algo novedoso: imputar cargos de herejía contra lady Kyteler, su hijo, otros tres hombres y siete mujeres. Se les acusaba de haber abjurado de la fe cristiana y de proclamar que Cristo era sólo un hombre que fue condenado a muerte por sus propias faltas.

Las apelaciones de lady Kyteler se llevaron a cabo en el parlamento de Dublín. En julio de 1324, el obispo se las arregló para hacer que legos reales aparecieran en su tribunal y que Lady Kyteler y su hijo (que llegó en armadura) fueran declarados herejes y culpables de brujería, magia y contacto con demonios. Por todo ello, a Lady kyteler y a sus compañeras de hechicería, se las excomulgaba de la Madre Iglesia y sus bienes habían de ser confiscados y puestos bajo autoridad secular –detalle fundamental en todos los juicios de esta índole- . William Outlaw, varón y rico heredero, escapó bastante bien: fue obligado a escuchar misa tres veces al día durante un año, ayudar a los pobres y pagar a la iglesia un tejado nuevo.


En pleno medioevo, cualquiera que fuera acusado de brujería era irremisiblemente condenado a muerte. La ley inglesa prohibía la tortura, pero no los latigazos. se dispuso que Lady Alice y sus discípulas fueran azotadas. Lady Alice, como hechicera principal e instigadora, sería quemada en la hoguera

Un papel fundamental en todo esto lo jugó Petronella de Meta, doncella de confianza de Lady Kyteler. En algún momento, la mujer había sido arrestada y torturada para que incriminara a su señora. Tras seis tandas de azotes, Petronilla admitió haber visto a lady Kyteler en actividades mágicas, tal y como se relataba en los cargos originales. Curiosamente, confesó también que la dama limpiaba las calles que conducían a casa de su hijo mientras realizaba un encantamiento para atraer toda la riqueza de la ciudad hasta su puerta -‘To the house of William my sonne/ Hie all the wealth of Kilkennie towne. También declaró que su señora le había enseñado a ser bruja y que ambas volaban por los aires en una barra de madera cubierta con aceites.

Pretronilla fue quemada en la hoguera el 3 de noviembre de 1324, convirtiéndose en la primera persona en Irlanda en ser ejecutada por este método. Murió creyendo ser bruja realmente y llamando a gritos a su señora para que acudiera en su rescate.

Quien vino raudo al rescate, pero de Lady Kyteler, fue su ex cuñado, el gobernador de Irlanda. Con su ayuda, Alice Kyteler escapó de las mazmorras de Kilkenny Castle y de la sentencia de muerte que pendía sobre ella y huyó a Inglaterra, se supone, llevándose con ella a la hija de Petronilla. Y su rastro se pierde aquí.

Kilkenny -Ciudad Medieval-



Kilkenny, adorable capital medieval de Irlanda, una de las mejor conservadas, después de sufrir una larga y dramática historia, es hoy una ciudad viva y colorida, dominada por su gran castillo normando, se sitúa como la capital cultural y artística del país. Es una preciosa ciudad, a diferencia de otros pueblos y ciudades , aquí los comercios han cuidado su apariencia y se han resistido a la proliferación de letreros de plástico. La forja es su mejor aliada para conservar su apariencia medieval.


Kilkenny realmente te transporta al medievo… sus calles, sus casas… está rodeada de bosques, de ríos encantadores y de grandes espacios que realza su entorno privilegiado. Fue capital medieval del país bajo los Normandos.

Construida como muchas otras, al rededor de un monasterio, en este caso fundado en el sigo VI por san Canice, originario de Derry, que legó además su nombre a la ciudad "Cill Chainnigh" en gaélico (iglesia de Canice) se convirtió en Kilkenny.

 
Su Catedral, San Canice, es una de la joyas de la ciudad, cuyas obras concluyeron en 1285, con su bien conservada torre circular de 30 m. de altura, esta anexa al edificio y data del año 849.

Castillo de Ayesha

Irlanda es un país que se distingue por la cantidad de castillos medievales que pueblan toda su geografía, cada uno de ellos con su propia historia.
Castillos impresionantes que en muchos casos, siguen siendo habitados por sus propietarios.

No es difícil encontrar en Irlanda un curioso contraste al ver en los jardines de algunos castillos, los juguetes de plástico de colores de los niños, y algún que otro utensilio de lo más domestico. Realmente produce una sensación un poco extraña, simpática por otro lado.

En sucesivos post, haré referencia a los castillos de Irlanda, unos habitados, otros con tremendas historias, por supuesto mas de uno encantado, y con sus correspondientes fantasmas…

Hoy os voy a mostrar el castillo donde vive Eithne Ní Bhraonáin, mas conocida como Enya, una de mis cantantes favoritas, y cuya música no falta ningún día en mi emisión de radio.

El nombre "Enya" es una aproximación fonética de cómo es pronunciado "Eithne" por los irlandeses nativos. Presentada en el mundo de la música como Enya Brennan, ha llegado a ser la cantante con mas éxito y discos vendidos de Irlanda en el mundo.

En 1997, Enya adquirió el castillo de Ayesha, situado en la calle Victoria en Killiney al sur de Dublín. Desde el momento de su adquisición, Enya cambio el nombre del castillo,y de Ayesha, paso a llamarlo Manderley el mismo nombre que tiene la mansión de la película Rebeca.

Es un castillo victoriano, rodeado por una muralla que alberga un extenso bosque de 3.5 acres, y se asienta sobre la pendiente sur de la bahía de Killiney gozando de unas vistas impresionantes.

Aquí tenéis la Web oficial de Enya podréis visitar virtualmente este castillo, muy virtualmente, os recomiendo Watch Tower encontrareis varios temas con sus vídeos correspondientes, también se puede ver, siempre virtual, el studio de grabación.

El castillo de Enya, esta tocando con la tambien fantastica casa de Bono de U2.

Claddagh Ring

La historia del anillo de Claddagh (se pronuncia claw-da) místico y hermoso, tiene su origen hace 300 años en una antigua aldea pesquera en Claddagh, a las afueras de la ciudad de Galway, en la costa oeste de Irlanda.
Esta leyenda, que puede aproximarse más a hechos históricos, habla de un hombre de Galway llamado Richard Joyce. Emigró a las Indias Orientales para trabajar con la esperanza de casarse con su amada a su regreso. Sin embargo, el barco fue capturado y Joyce fue vendido como esclavo a un joyero musulmán de Argelia, donde aprendió este oficio.

Cuando Guillermo III subió al trono, solicitó a los musulmanes la liberación de todos los prisioneros británicos. En consecuencia, Richard Joyce quedó en libertad tras 14 años de cautiverio. El joyero había adquirido tal respeto por Richard que le ofreció la mitad de su fortuna y a su hija en matrimonio si se quedaba con él, pero renunció y volvió a su hogar para casarse con su amada.

Durante todo ese tiempo no se olvidó de su novia, y diseño un anillo como símbolo de su amor por ella, el Claddagh.

El anillo se caracteriza por la simbología que lleva implícita. Dos manos que cogen un corazón, complementado con una corona. Esto es la expresión del amor definitivo o verdadero, o de la amistad eterna. El corazón simboliza el amor, las manos la amistad y la corona la lealtad y fidelidad.

También se ha de destacar el lema del mismo: ‘Let love and frienship reign’ -Deja que la amistad y el amor reinen-

Hoy en día el Claddagh sigue siendo a traves de los siglos un anillo tradicional irlandés, que se entrega como símbolo de amistad o se utiliza también como anillo de matrimonio.

La manera en que se lleva puesto el anillo tiene una intención: mostrar la disponibilidad amorosa de quien lo usa. Según la tradición, estos son los diversos significados:

Lleva el anillo en la mano derecha con el corazón mirando hacia afuera y todos sabrán que nadie ha ganado aún tu corazón. La persona no mantiene ninguna relación

Lleva el anillo en la mano derecha con el corazón mirando hacia ti y les dirás que tienes el corazón ocupado. La persona está interesada en alguien o “alguien ha atrapado su corazón”.

Llevar el anillo en la mano izquierda apuntando hacia el exterior: la persona está comprometida.

Lleva el anillo en la mano izquierda, con el corazón mirando para ti, y les dirás a todos, que dos personas se aman para siempre. La persona está casada.

El anillo Claddagh es una de las tradiciones más románticas y duraderas de Irlanda. Donde el agua clara y cristalina de River Corrib se cruza con la Bahía de Galway hubo una vez una pequeña villa pesquera llamada Claddagh. No es sorprendente que ésta hermoso pueblecito rico en folklore y tradición haya dado al mundo un hermoso símbolo de amor, amistad y lealtad, es decir Claddagh.

My thoughts are as glad as the morning
My heart is as light as the dew
With this ring, I remember the passion
And I can think only of you

Your gift of those bright happy hours
Stay with me through each night and day
With hands joined forever and ever
More than mere words can ever convey

Together we stand in a rainbow
And glow with the colours of love
Forever, we will be together
Held in the bond of our love

 

Mis pensamientos están tan
felices como la mañana
Mi corazón es tan ligero como el rocío
Con este anillo, recuerdo la pasión
Y puedo pensar solamente en ti

Tu obsequio de esas horas brillantes y felices
Quédate conmigo cada noche y cada día
Con las manos siempre unidas
Más de lo que las simples palabras pueden alguna vez decir

Juntos estamos en el arcoiris
Y resplandece con los colores del amor
Estaremos juntos para siempre
Unidos por el lazo de nuestro amor

 


Claddagh Poem by, A. Agnew