My Goodness My Guinness!

Hablando de cervezas… y no por que sea mi preferida con diferencia…. Guinness es la reina indiscutible, conocida en todo el mundo por su peculiar sabor a malta. Pero también hay otras marcas que son bastante buenas, como la Murphy’s negra también, la Harp rubia o la Kilkenny roja. Tanto la Harp como la Kilkenny son productos de la fábrica Guinness, al igual que la Kaliber sin alcohol.

 

También es posible encontrar en los pubs otras marcas de cervezas de importación, como, Heineken Carlsberg o Budweiser ….en algunos pub se pueden contar hasta treinta diferentes marcas.

La cerveza se toma en pints vasos grandes, o en vasos más pequeños half pints. De todos modos, conviene saber que el primer tipo de recipiente es muchísimo más interesante que el segundo, ya que lleva el doble de cantidad y cuesta menos, comparativamente.

A la cerveza negra se la suele llamar stout, muchos irlandeses también se refieren a ella como black stuff, o simplemente stuff, y debería servirse a la temperatura correcta, ni demasiado fría ni demasiado tibia.

Desgraciadamente, los turistas americanos y europeos están imponiendo cada vez más la moda de la cerveza fría.

Se dice que en una buena pinta de Guinness la espuma debe ser muy densa y cremosa, y debe persistir cuando lleguemos al final del vaso…Un buen truco para comprobar la calidad de la espuma consiste en hacer una marquita, o incluso nuestras iniciales con el dedo en ella antes de comenzar a beber, al llegar al último trago, las iniciales deben persistir sobre la espuma. Pero tampoco te pases poniendo tu autógrafo a cada pinta de Guinness que te bebas… hazlo alguna vez como curiosidad, o acabarán mirandote raro ….


Según se cuenta, la stout tuvo su origen en el incendio que devastó Dublin en 1666. Casi toda la cosecha de cebada se calcinó durante el mismo, y el rey Carlos II decidió usarla para fabricar cerveza… Él fue el primero en probarla, y luego ordenó que se distribuyera en grandes cantidades a la población, para familiarizarla con el nuevo sabor.


La Guinness debe su nombre a Arthur Guinness. Este hombre, fabricó en 1759 una cerveza única en todo el mundo. Tan bueno le pareció el resultado que se instaló en St. Jame’s Gate, junto al río Liffey, en Dublin, y firmó un arrendamiento por 9.000 años. Poco a poco, la fábrica se ha ido expandiendo con la popularidad de esta cerveza. En la actualidad, su cerveza sigue siendo única, y se exporta a casi todo el mundo.

 

Cómo se fabrica la Guinness

Los cuatro ingredientes básicos para hacer esta cerveza son la cebada, el lúpulo, la levadura y el agua, que proviene de las montañas de Wicklow.

En primer lugar se prepara la cebada. Se suele procesar de tres formas distintas: malteada, en copos y tostada con lo que se consigue dar a la cerveza su característico color oscuro. Luego se mezclan estos tipos de cebada y se muelen. Luego, la masa de cebada así preparada se mezcla con agua caliente y se aplasta en una moledora. Esta mezcla es llevada a una cuba o tonel de malta donde son retiradas las cascarillas de cebada residuales y se deja reposar durante una hora aproximadamente, tiempo durante el cual los almidones de la cebada se convierten en azúcares, obteniéndose así un mosto de cerveza de sabor dulce.

En el siguiente paso, se añade lúpulo al mosto de cerveza. Aquí se hierve la mezcla a altas temperaturas durante 90 minutos, y posteriormente se cuela.

Después se deja enfriar la mezcla obtenida y se le añade la levadura. Se pasa todo a unas grandes vasijas y se deja fermentar unos dos días. En este tiempo, la levadura hace que los azúcares del mosto de cerveza con lúpulo se trasformen en alcohol. Tras la fermentación, la levadura es eliminada de la mezcla por centrifugación. El líquido resultante se conoce como stout.

En el último paso, se pasa el líquido obtenido -stout- a unos grandes tanques, donde madura y se acondiciona durante 10 días aproximadamente. Tras este tiempo, la cerveza pasa directamente a los barriles de acero inoxidable en los que se distribuye a todo el mundo.

Otras cervezas irlandesas

La Murphy’s suele tomarse en todo el suroeste del país, especialmente en Cork, también es negra.

Originaria de Cork, la Beamish es otra cerveza negra muy popular en esa ciudad, algo más ligera y barata que la Guinness. Recientemente apareció una cerveza roja de esta misma marca: la Beamish Red.

Pero la cerveza roja más famosa sea tal vez la Kilnenny, anteriormente conocida como Smithwicks que se pronuncia "smiticks.

Otras cervezas típicas son la Harp y la Bass, o la Wexford Ale y la Caffreys rubias, aunque esta última también posee una variedad negra.

Cheers!!

Parte del texto recopilado de la red y de la guia Routard