Castillo de Kilkenny

El castillo de Kilkenny fue construido primero en 1172 como una torre de madera por un anglonormando conocido como Strongbow durante la invasión normanda de Irlanda. Sin embargo, Strongbow fue forzado a retirarse a Waterford y el castillo fue destruido. No fue hasta 1195 que William Marshall, el yerno de Strongbow, regresó a Kilkenny y reconstruyó el castillo sobre una base mucho más grande. Construyó el primer castillo de piedra sobre el solar con cuatro torres, una en cada esquina, tres de ellas todavía siguen hoy en pie.

En 1391, la familia Butler, condes de Ormonde, compró el castillo y vivieron allí constantemente hasta 1935. Esta familia normanda influyente había fundado una alianza con la corona inglesa en el siglo XIV que continuó durante los 700 años en que habitaron Castillo de Kilkenny.

En 1650, el castillo recibió un ataque grave del ejército de Cromwell que intentaba invadir Kilkenny. Los atacantes descubrieron pronto que era imposible y cesaron su ataque sobre el castillo, pero encontraron otra entrada a la ciudad.

En 1955, la familia Butler decidieron dejar el castillo y tuvo lugar una subasta de todos los artículos de interior en el castillo. Después de cinco días de subasta, solamente la colección de pinturas de la familia y los tapices se quedaron.

Finalmente, después de casi 20 años de abandono, Arthur Butler, el 24 Earl de Ormonde, vendió el castillo de Kilkenny al comité de restauración nacional por la suma simbólica de 50 libras irlandesas. (unos 64 € ).