Feliz Navidad o Nollaig Shona Dhuit !!

La mayor parte de los irlandeses es católica, por eso las tradiciones navideñas del país están muy influidas por esta confesión. Todo en un ambiente inspirado por las velas, las comidas copiosas y las buenas intenciones para celebrar la Navidad y despedir el año.

Nos gusta visitar los mercadillos navideños, donde bellamente engalanados, nos ofrecen todo para la decoracion navideña, dulces de estas fechas, y sorprendentes regalos artesanales.

Además, como parte de la atmósfera navideña tenemos los vendedores de Mulled Wine, una especie de vino tinto caliente al que se le añaden especias y canela, cantantes de villancicos, y muchos entretenimientos más tipicos de Navidad.

Una de nuestras tradiciones más importantes en la decoración navideña irlandesa y que no falta en ningún hogar irlandés, es la colocación de una gran vela en la entrada o en alguna de las ventanas de la casa. Esta vela, que enciende el mas pequeño de la casa en Nochebuena, es un símbolo para dar la bienvenida a la Sagrada Familia y sólo podrá ser apagada por una niña o mujer llamada María.

En vísperas de Navidad la gente va a misa. Es la última actividad que se realiza durante el día. Luego, en cada casa se saborean panecillos calientes y un irish coffee -café, whiskey, azúcar y crema-, especial para cuando el frío penetra hasta los huesos.

Es la última oportunidad para poner los regalos navideños bajo el pino. Falta solamente preparar una rebanada de pan y un vaso pequeño de buen whiskey irlandés, que será depositado junto al árbol para Papá Noel, y unas zanahorias para los renos. Esta tarea la realizan los niños, y se hace a modo de saludo a Papá Noel, "Santy", como se lo conoce por aquí.

Durante la mañana del 25 de diciembre la familia se reúne para abrir los regalos y luego se contacta con amigos y familiares. Incluso los más osados salen rumbo al mar para darse una zambullida. Créase o no, la tradición dice que un chapuzón el día de Navidad otorgará fuerzas y energía para comenzar el año y estar protegido de enfermedades. Tales hazañas heroicas son seguidas a menudo de un vaso de whiskey caliente. Luego,sobre las 6 de la tarde, viene el ritual de la familia, la gran cena de Navidad.

Reunidos alrededor de la mesa, la familia y amigos saborean el banquete: pavo al horno relleno con patatas asadas y salsa de manzana, mantequilla y coñac, repollitos de Bruselas y zanahorias.

El postre, budín con frutas, tiene que ser realizado con anterioridad, para lograr la maceración y un mejor sabor. Durante la preparación del budín cada miembro de la familia debe revolver la mezcla antes de que el postre sea cocinado. Todo para que la buena suerte permanezca en la familia.

El día 26 de Diciembre, el día de St. Stephen, es una de las festividades más arraigadas de Irlanda.

Durante este día se festeja el Wren Boys a lo largo de toda Irlanda pero sobre todo en la pequeña localidad de Dingle y en el condado de Kerry.

Los jóvenes salen a la calle estrafalariamente vestidos y desfilan ruidosamente en procesión. Suelen ir ataviados con máscaras y palos pidiendo dinero y cantando sus tradicionales melodías, y a todo aquel que les da ese donativo, le regalan una pluma cargada, según ellos, de buena suerte.

El día de Nochevieja, 31 de Diciembre, es costumbre en Irlanda limpiar la casa a fondo como señal de buen augurio y buena suerte en el año que llega. Se llena la casa de provisiones y la bodega de leña para la noche del 31 con la esperanza de que el nuevo año sea igual de abundante

Y a las 12 de la noche que mejor que reunirse frente a la Christ Church Cathedral en el centro de Dublín, para escuchar las campanas que te conducirán hasta el nuevo año.

El día 6 de Enero se celebra Nollaig na mBan, una tradición según la cual los hombre de la casa se encargan durante ese día de la cocina y el resto de los preparativos para que las mujeres descansen y no se preocupen por nada.

Así celebramos nuestra navidad y año nuevo….con nuestras tradiciones, y creencias,
y siempre siempre muy familiares.


Dublín, capital de Irlanda, tuvo el honor de ser el primer lugar del mun
do donde, en navidad de 1742, Handel interpretó por primera vez El Mesías.