De Castillo a Abbey Kylemore -Un castillo por Amor-

Cerca del parque natural de Connemara, en un paisaje único, y en la ladera de una pequeña montaña se encuentra lo que en su día fue un castillo y hoy es una Abadía… Kylemore Abbey

El Castillo de Kylemore fue construido por Mitchell y Margaret Henry, tardando cuatro años en ser terminado de 1867-1871. Mitchell Henry había heredado una fortuna y usó ese dinero para construir un magnifico castillo con jardines, paseos, y bosques. Este castillo fue construido como regalo de Mitchell Henry a su esposa.


Los Henry tuvieron 9 hijos y disfrutaron de una vida feliz y tranquila en Kylemore hasta la muerte prematura de Margaret Henry,en 1874. Después del suceso, Mitchell Henry dedicó su vida a su familia, sus obreros y su carrera política. Vivió algunos años mas en el castillo, pero por la falta de su esposa, termino vendiéndolo.


Los nuevos propietarios fueron los Duques de Manchester. Después el castillo paso por un corto periodo a Ernest Fawke un banquero de Londres. Y en 1920 el castillo de Kylemore fue vendido nuevamente, y adquirido  por las Monjas Benedictinas siendo convertido  en abadía.

La Abadía de Kylemore es la más antigua de las comunidades Benedictinas de Irlanda. La comunidad de monjas que vive aquí desde 1920, tiene una larga historia que se remonta a más de 340 años.

A través de los siglos la abadía atrajo a las hijas de la nobleza irlandesa como estudiantes. Ahora la Abadía de Kylemore es un internado internacional con un alumnado de todos los rincones del mundo.

Donde esta ubicada la Abadía, es una zona de las mas bonitas de Connemara, con un lago que como un espejo refleja el edificio en sus aguas…dando una agradable sensación a la vista , así como los jardines victorianos, y los bosques que la rodean… es un paisaje de extrema belleza.

Connemara -Conmhaicne Mara-

 

Paisajes para contener el aliento, Connemara  es una región de espectacular  y     particular belleza,    Connemara evoca una perpetua mañana de llovizna suave. De ahí  ese letargo que al despertar parece haberse adueñado de toda forma de vida.

 

 

Lagos, dominados por las montañas,  bahías que esconden  bonitas calas   con playas solitarias de arena blanca, fantásticas vistas a numerosas islas que hay cerca de la costa.

 

Connemara es uno de mis lugares preferidos, donde  la belleza es más abrumadora y más auténtica, montañas de verdes laderas envueltas en nubes, un aire cargado de humedad y en muchas ocasiones fuertes vientos, el gran oleaje  del Atlántico, los pantanosos páramos solitarios… Puro romanticismo, un paisaje áspero y salvaje. Connemara es la reserva espiritual de la cultura y la lengua irlandesa.

Un proverbio dice " No pongas el pie donde no veas" y aquí  en Connemara es muy aplicable, las nubes irlandesas se prolongan a menudo  agarradas a las turberas. El suelo de Connemara  es  una esponja, sublime y extraña, pero una esponja en definitiva, es una sucesión  de hierba mas o menos uniforme, flexibles y rollizas que tapizan todos los valles, y todas las llanuras, y a veces las cumbres  de las colinas.  Cuando  se camina por aquí  se tiene la sensación de pisar sobre un tapiz de espuma incomparablemente mullida.

 Trafico en Connemara


  

Es un paisaje que yo siento muy solitario y maravilloso, con numerosas montañas no  demasiado altas y de  cimas  redondeadas, con muchos  lagos  en los cuales el cielo se funde pareciendo una sola cosa, y donde riachuelos aparecen por todos los lados, es impresionante. No es una zona demasiado poblada, sus carreteras  estrechas,  y  sus pequeños y aislados  pueblos… hacen de  Connemara un paisaje único…. otro lugar para perderse.

 

Howth & Ireland’ Eye

Howth es una pequeña península situada en el extremo  norte de la bahía de Dublín,  el pueblecito del mismo nombre tradicionalmente pesquero y  muy pintoresco, tiene la peculiaridad que aún siendo pequeño su paisaje es lo que se espera de Irlanda… verdes praderas que terminan en el mar en preciosos acantilados.

Está muy cerca del centro de  Dublín, y es por ello que en los  últimos tiempos muchos dublineses han decidido vivir allí, también su encanto y tranquilidad han contribuido.

Tiene un puerto pesquero.. que en tiempos fue importante para Dublín pero que ahora, solo se utiliza para la pesca local y como puerto deportivo. Cerca del puerto pesquero, y en sus muchos restaurantes y pubs…hay toda clase de mariscos y pescados fresquisimos.

Hacer un paseo hasta el  faro, es algo que no debemos perdernos…pero las vistas mas fantasticas se disfrutan desde lo alto de la colina, se llega en un agradable paseo…y como recompensa…podremos disfrutar  en días claros de  divisar  Dublín, toda su  gran  bahía,  y la parte de la costa norte de la propia península. También desde  lo alto de los acantilados, las vistas  son impresionantes, hay que tener cierta precaución de no asomarse demasiado…es posible que desde aquí se vean algunas focas…pero sino  hay suerte, en el puerto es  facil encontrarlas.

 


Como comenté a nuestra amiga Ojosdeirlanda…Desde Howth se puede ver una pequeña isla.. justo  enfrente de la península….la llaman  Ireland’s Eye. -Ojo de Irlanda-

Como ya te conteste en el comentario….poco mas te pudo contar sobre  Ireland’s Eye… , por que  realmente   es una islita pequeña  muy pequeña…casi un islote que tiene gran interés para las  personas que les gusta observar a las aves, pues allí  se reunen muchas variedades. 


Solo y como curiosidad…comentar que esta islita…me recuerda a la que el escritor Edward Rutherfurd, en su  libro "Príncipes de Irlanda" situa a dos de los personajes de la  historia… Pero esto es solo una suposición mia, teniendo en cuenta la situación que describe este escritor sobre el lugar.

 

Glendalough -Gleann dá Logh- Valle de los dos Lagos

Otro lugar para perderse….


En Wicklow, al sur  de sus montes, donde todos los paisajes y colores de Irlanda se concentran, donde solitarios valles, bosques, lagos  y senderos secretos se suceden,  a veces entrecortados por verdísimas praderas… se encuentra uno de los lugares más místicos, y bellos de Irlanda. Es uno de mis lugares favoritos… pocas cosas  hay como pasear por algunos de estos senderos solitarios…oliendo a hierba y tierra mojada…o caminar al borde de cualquiera de sus lagos. Es una maravilla…  

La  belleza romántica y apacible de Glendadough " El valle de los dos Lagos" parece apartado del mundo… como protegido por sus montañas, este mágico lugar atrajo en el siglo VI a un piadoso ermitaño.. san  Kevin

Kevin, se hizo su casa en una caverna a orillas de uno de los lagos, el que esta situado mas arriba del valle, sentando a su pesar las bases de una gran y gloriosa ciudad monástica.  Esta  caverna – Saint Kevin’s Bed- es accesible en barca.

La mayoría de las construcciones se concentran cerca del lago inferior, en la ciudad monástica. Se  accede a través de la antigua puerta,  el edificio que servia de entrada al monasterio, y desde allí atravesando el cementerio, que bueno… a mi me parece precioso con aquellas piedras y cruces de tantos siglos…bueno es que así contado no se hace uno la idea de lo que se siente estando allí…pues cruzando este cementerio, se llega a la catedral la mas grande de las iglesias de Glendalough construida en el siglo X. Todavía hay tallas originales, aunque me contaron que muchas  han desaparecido.

La torre circular – Round Tower-es la mas conocida de Irlanda, tiene 30 metros de alto, servia de torre de vigía.  En caso de ataque, la pequeña comunidad monástica, se refugiaban en el interior con la ayuda de una escalera de mano…pues la puerta está a tres metros del suelo.  La  leyenda dice que en tiempos de las invasiones vikingas  los monjes escondían  allí su oro.


Cerca, esta el lago de Luggala, también se conoce por  Lough  Tay.  Es uno de los paisajes mas bonitos, aunque es difícil  catalogarlo así  entre tanta belleza….es impresionante ver este lago al alba o al crepúsculo. El lago se extiende en el fondo de un pequeño valle rodeado de altas colinas salvajes. es de una belleza sobrecogedora.

Alguna vez me han contado, que su forma evoca vagamente un  arpa -símbolo de Irlanda-  En una de las orillas, detrás de un  grupo de árboles se esconde una casa de campo irlandesa de la que se adivina apenas la silueta, se trata de Luggala Lounge, el antiguo  pabellón de caza de la familia Guinness -los celebres cerveceros-. Lo mas curioso es que las aguas negruzcas del lago  terminan en una playa de arena color crema….. el conjunto evoca  así una pinta de Guinness…
casualidades….

En 1951 el director de cine John Huston …(del que también escribí en entradas correspondientes al cine de Irlanda) vino   por primera vez a Irlanda invitado por lady Oonagh Oranmore, una de las tres hermanas Guinness. Pasó sus primeras noches en esta mansión construida por los antepasados de lady Oonagh: dice Huston "Al día siguiente, al alba, fui a la ventana y vi un espectáculo que no he olvidado jamás. A través de los pinos descubrí, a orillas de un arroyo, una vasta extensión  cubierta de caléndulas naranjas y más allá !sorpresa! una playa de arena blanca bordeando un lago negro. Supe después que la arena había sido traída de una orilla del mar de Irlanda.  El lago  estaba dominado, vertiginosamente, por una montaña de roca sombría que envolvía como un chal un brezal púrpura. He vuelto a menudo a Luggala, pero esta primera impresión me quedó grabada para siempre. Desde ese instante, Irland
a  me había conquistado".

 
En este lago de Luggala, fue rodado el principio de la película Excalibur – la espada que sale del agua- y el fin de la historia, cuando Perceval la tira a las sombrías aguas del lago.  El combate entre Arturo y  Lancelot, tuvo lugar también en otro rincón de mi queridísimo  Wicklow, un lugar muy bonito que se llama Powerscourt.